TODOS LOS HOMBRES DE MARLBOROUGH

Encuentro con la segunda y tercera generación de marchantes de una de las multinacionales más relevantes del mercado del arte,que ha estrenado sede en Barcelona

1409856434_640027_1409859866_noticia_grande

Pierre Levai, presidente de Marlborough Gallery New York, en la nueva sede de la Galería Marlborough en Barcelona. / CATERINA BARJAU

El primer contacto que Pierre Levai tuvo con Francis Bacon fue un puñetazo. Se lo endiñó el legendario pintor durante una mañana de 1964 en la primera sede de la galería de arte Marlborough en la londinense Old Bond Street, donde el entonces joven Levai ejercía de aprendiz de marchante y Bacon era todavía un esperanzador fichaje. El artista se había presentado aquel día ante sus agentes tambaleándose, destilando su inconfundible estado de embriaguez, y el muchacho cometió el error de intentar ayudarle a mantenerse en pie. Un acto de buena voluntad que Bacon interpretó como una ofensa en toda regla y que tuvo por respuesta un directo al mentón.

Medio siglo después, el señor Levai recuerda hoy que aquella lección le sirvió para empezar a habituarse a la compleja personalidad de la pléyade de grandes creadores con quienes acabaría conviviendo. Pero aquel mamporro también supuso el comienzo de una hermosa amistad y una alianza que se prolongaron hasta la muerte de Bacon en Madrid en 1992. Y un paso más en la senda que convertiría al señor Levai en una de las personalidades más importantes del mercado global del arte.

Pierre Levai, presidente de Marlborough Gallery New York. / CATERINA BARJAU

Hablar con él es enfrentarse a la historia viva del arte contemporáneo de la segunda mitad del siglo XX y lo que va del XXI. La institución a la que representa ha gestionado la obra de ilustrísimas firmas que van, entre muchas otras, desde Francis Bacon hasta Henry Moore pasando por Lucian Freud, David Smith y Oskar Kokoschka. Frente al convulso mercado contemporáneo, removido desde sus cimientos por la hegemonía de las casas de subastas, Pierre Levaiencarna la figura del galerista por antonomasia que sigue trabajando en complicidad con los grandes artistas, participando de sus éxitos en vida y gestionando los legados tras su muerte. Entre las ventas realizadas últimamente en las sedes que Marlborough tiene hoy repartidas por el planeta cabe mencionar los 38,8 millones de euros por un lienzo de Francis Bacon, un matisse por 33 millones, una pintura temprana de Miró por 14,6 millones, un paisaje de Gaugin por 7,6 millones…

Valdes__Pamela_III_B_homepage

A principios del verano, el señor Levai ultima los detalles de la apertura de la nueva delegación en Barcelona de la galería Marlborough. A media mañana, el presidente de Marlborough Gallery Nueva York y representante en España de Marlborough Galleries deambula a sus 78 años por el flamante suelo de hormigón pulido de su nueva sucursal en L’Eixample barcelonés mientras los operarios terminan de colocar las piezas que componen la inminente exposición inaugural de este espacio diáfano de unos 200 metros cuadrados con uno de los artistas de su prestigiosa cartera, el español Manolo Valdés.

Este linaje de marchantes dictó las normas del mercado del arte moderno global. Frank Lloyd, el fundador, decía: “Yo colecciono dinero, no arte”

Vestido con camisa a cuadros azules sin corbata y un impecable traje verde oscuro que luce la insignia de Caballero de las Letras y las Artes de Francia en la solapa de la americana, el señor Levai, francés de nacimiento y neoyorquino de adopción, pasa desapercibido para los periodistas que persiguen a Valdés. Mientras tanto, Pierre Levai guarda el precio de cada lienzo y escultura en su cabeza. Él es quien dicta aquí lo que vale el arte. Vigila con la misma puntualidad obsesiva con la que acude a sus citas cada operación que se realiza en las sedes que Marlborough mantiene desde Londres a Nueva York, pasando por Mónaco, Florida, Chile, Madrid y ahora Barcelona. A pocos metros sigue sus pasos un joven corpulento y desaliñado de 26 años que calza unas deportivas y viste vaqueros, camiseta negra y americana marrón. El cabello rubio revuelto y su rostro rechoncho y lampiño le otorgan una estampa que bien podría asemejarle a una especie de Mark Zuckerberg del arte contemporáneo.

Este veinteañero al que la revista Forbes ha incluido en su lista de 30 personajes más influyentes por debajo de los 30 años en la categoría Art & Style se llama Max Levai y es hijo del todopoderoso señor Levai. Lidera desde 2011 la sede del sello Marlborough dedicada a las propuestas más arriesgadas en el neoyorquino barrio de Chelsea y representa el futuro de la institución. Eso asegura el patriarca con solemnidad, no sin antes ordenar cortésmente que le traigan otro vaso de agua de Vichy con hielo. “Esto tiene que ver con mi parte de ascendencia catalana”, dice al respecto de la bebida gaseosa el señor Levai para acto seguido explicar por qué está hoy aquí con su hijo. “¿Por qué abrir nueva sede en un país que aún lucha por salir de la crisis? Puedes tomarlo si quieres como un síntoma de recuperación económica. No es que me lo hayan contado, es que lo estoy comprobando. Y resulta innegable el movimiento de negocio en Barcelona, una ciudad muy activa y llena de turistas llegados de todo el mundo entre los que, por supuesto, también los hay interesados en este mercado”.

Max Levai, de 26 años y director de la Marlborough Chelsea en Nueva York. /CATERINA BARJAU

Pierre Levai, el ogro del arte moderno, negociador implacable, temido por sus adversarios y adorado por los artistas a quienes representa, sigue encarnando el boyante presente del sello Marlborough en alianza con su primo Gilbert Lloyd, descendiente directo del fundador y máximo representante de la sede londinense que acoge la vertiente más clásica de la galería. Ambos parientes han consensuado ya que el hijo del señor Levai sea más temprano que tarde el sucesor del legado al frente de esta multinacional. Mientras que su padre irradia desde el emblemático local de la neoyorquina Calle 57 las propuestas de arte contemporáneo desde el savoir faire, el buen gusto de un francés afincado en la Gran Manzana y el olfato de un avezado comerciante, Max Levai atesora la intrépida mirada de un marchante que es new yorker desde la cuna, atento al posmodernismo, los talentos emergentes desde Internet y las tendencias que nacen de forma subterránea e independiente.

albacete-tres-pinturas-de-playa-1-bano-2011manuel-blancotop_0

Los artistas bajo el caparazón de Max Levai y su equipo asesor desarrollan la vertiente más rompedora del sello Marlborough. Performances,instalaciones, exposiciones con temáticas agresivas. En su cartera alternan desde el rapero y performer Rashaad Newsome hasta los muy vanguardistas Robert Lazzarini, Tony Matelli, Jonah Freeman y Justin Lowe. Todos han expuesto ya en el descomunal almacén que el señor Levai conservaba en Chelsea y que cedió a su hijo para abrir una nueva sucursal. Ante cualquier insinuación sobre la facilidad que pudo tener con su apoyo paterno para iniciar su propia andadura profesional, Max tercia: “Soy yo el que hace frente a los pagos de la sede que dirijo. Soy yo el que está al frente de mi negocio”. Lo que sí admite el sucesor es que abrió sus ojos al mundo del arte de la mano de su padre. De los 12 a los 15, Max viajaba todos los veranos con él a Europa. Cuando el señor Levai rubricaba sus negocios, los dos se empapaban después de museos y galerías. También asegura haber aprendido junto a su padre a capear la presión e interactuar con la personalidad de los artistas.

“La llave en este negocio son los artistas. Unos te llevan a otros”. Pierre Levai, presidente de Marlborough Gallery New York

–¿Por qué su hijo representa el futuro de Marlborough, señor Levai?

–­Por su edad. Empezó profesionalmente a los 22. Pero desde pequeño ha demostrado un apasionado interés por el arte, que desarrolla con un gusto muy especial. Y porque pensamos que puede tener mucho éxito. Es agradable que alguien de la familia perpetúe el negocio. Formamos parte de una dinastía que ejerce desde el siglo XIX.

Gilbert Lloyd, responsable de la sede de Marlborough en Londres, con su esposa. / CATERINA BARJAU

Una estirpe de leyenda. Un linaje de marchantes de origen judío que dictaron las reglas del mercado del arte moderno global. Los abuelos del señor Levai, famosos vendedores de antigüedades en Austria, fueron asesinados por los nazis. Franz Kurt Levai, uno de los hermanos de su padre, acabaría siguiendo la estela profesional de la familia bajo el nombre de Frank Lloyd. Tras huir de los soldados alemanes desde Austria hasta París y luego Reino Unido vía San Juan de Luz, donde subió a un barco lleno de restos mortales de soldados de la caballería polaca, participó en la Segunda Guerra Mundial. Con el afán de combatir a los nazis se alistó en el Ejército británico en calidad de refugiado. En sus filas conoció a Harry Fisher, un vendedor de libros de viejo en Viena de quien se hizo amigo íntimo bajo las descargas de artillería. “No te preocupes, Harry”, le decía Franz a su compadre en el frente. “Cuando todo esto acabe te proporcionaré un trabajo digno”. Y así fue.

Marlborough_Gallery_2

Franz Kurt Levai cambió de nombre poco antes de acabar en Normandía la jornada siguiente al Día D, tras la advertencia de un oficial de que no quería ni imaginar lo que los soldados alemanes harían con él si lo cogían preso y descubrían sus apellidos. Así que adoptó uno nuevo en honor a su cuenta en el Lloyd’s Bank de Londres y cambió la “z” del nombre de pila por una más británica “k”. Tras la guerra, el soldado Frank Lloyd recuperó a su familia de las inmediaciones de Salzburgo y se los llevó a Londres. Allí se reencontró con su compañero de armas Harry Fisher, y la pareja de amigos abrió en 1946 una pequeña tienda de libros y antigüedades en la londinense Old Bond Street que dio paso a la galería de arte Marlborough.

“Pese al auge de las subastas, nunca dejarán de existir las galerías de arte”. Max Levai, director de Marlborough Chelsea en Nueva York

A la pareja fundadora se unió David Somerset, duque de Beaufort, dando lugar a un trío en el que Harry representaba la intelectualidad, Frank Lloyd era el hombre de negocios y el duque de Beaufort se encargaba de las relaciones públicas. “Los viejos tíos”, solía llamarles Francis Bacon, quien firmó con ellos un contrato de exclusividad por sus obras el 16 de octubre de 1958. Una jugada visionaria a la que seguirían fichajes estelares como el de Jackson Pollock y otros referentes contemporáneos. Para cuando Frank Lloyd, autor de la célebre frase “yo colecciono dinero, no arte”, decidió que la próxima conquista estaba en Nueva York, su sobrino Pierre Levai llevaba tiempo preparándose para liderar el asalto mientras que Gilbert, primo de Pierre e hijo de Frank Lloyd, acabaría mandando hasta hoy los designios de la sede londinense.

Nacido en Biarritz, el joven Pierre Levai marchó a París para ingresar en el Instituto de Estudios Políticos y aceptó la petición de su tío de embarcarse con su equipo en Londres en 1964, tras curtirse en la Galerie Louis Leiris, que vendía entre sus obras las de Picasso. Su paso por la Marlborough Fine Arts de Londres le permitió viajar en 1967 a Nueva York a la caza de un mercado en ebullición que explotaría con Warhol y sus contemporáneos. Después llegaron tiempos convulsos a mediados de los setenta al calor del escándalo Rothko, que dio pie a una batalla judicial con millones de dólares en juego entre los herederos de Mark Rothko y Frank Lloyd por el legado del artista. La sentencia condenatoria acabó con la carrera de Lloyd, quien se retiró a las Bahamas hasta su muerte en 1998 –“quizá el marchante más grande del mundo”, lo definió el semanario The Economist en su necrológica– habiendo nombrado a su sobrino Pierre Levai presidente de la sede neoyorquina de Marlborough y a su hijo Gilbert como encargado de la sucursal londinense. Hasta hoy.

El pintor Manolo Valdés (de frente) con Pierre Levai. / CATERINA BARJAU

La conquista internacional siguió con la apertura de la primera sede en España en Madrid allá por 1986. El señor Levai había fichado ya en Nueva York a Juan Genovés, y a través de él contactó con Antonio López, de cuyo realismo quedó prendado. López le llevó hasta Claudio Bravo, con el que acabó fraguando una gran amistad y quien le brindó un apartamento para la primera oficina de Marlbo­rough en España. “La llave en este negocio son los artistas”, dice hoy el señor Levai. “Unos te llevan a otros. Yo solo sé trabajar tejiendo lazos de confianza con los creadores”.

Uno de esos exclusivos lazos de confianza del señor Levai tiene como extremo a Manolo Valdés (Valencia, 1942), a quien conoció cuando el español llegó hace casi 25 años a Nueva York. Poco antes de inaugurar con su obra la nueva sede de Marlborough en Barcelona, Valdés admite que aún hoy lo que les une a ambos es una “amistad y lealtad inquebrantables, porque como empresario es un hombre de palabra; hay pocos galeristas en el mundo con su cultura y verdadera afición por el arte”. Con el apoyo del señor Levai, quien intercedió ante la alcaldía de Nueva York, Valdés ha llegado a exponer unas monumentales esculturas de gran formato en Broadway, de las que se vendieron cinco ejemplares por seis millones de dólares.

“Hay pocos galeristas en el mundo con la cultura y verdadera afición al arte como Pierre Levai”, afirma el pintor Manolo Valdés

La tarde veraniega comienza a caer y con ella van llegando los invitados al evento. Entre ellos, coleccionistas de tanto poder adquisitivo como el exfinanciero griego Dimitri Mavromatis, uno de los más poderosos del planeta que pagó en subasta 20 millones de euros en 2011 por uno de los retratos de Dora Maar firmado por Picasso. Entre el gentío se abre paso Gilbert Lloyd, acompañado de su pareja y vestido con impecable traje de sastre color azul-noche sin corbata. El señor Lloyd entró en el negocio familiar en enero de 1963. “Nunca tuve en la vida otra ambición que no fuera ser marchante de arte”, contará después mientras enciende uno de los puritos que guarda en el bolsillo de la americana. “Conoces a mucha gente interesante. La mayoría de ellos están chiflados, lo cual convierte a este trabajo en algo muy excitante. Y además puedes hacer algo de dinero. Debo decir que vender un bacon en los sesenta era muy difícil. Pero sabíamos que era un genio. Nos llevó tiempo ponerlo en el mercado. A la vista está que fue un éxito”.

Solo hay que recordar el récord registrado en noviembre del año pasado con la venta en Christie’s Nueva York del tríptico Tres estudios de Lucian Freud, de Francis Bacon, por 105,5 millones de euros, el precio más alto pagado nunca antes por una pintura en una subasta. Una obra de la que la galería Marlborough de Londres se desprendió en los setenta del pasado siglo por 12.000 libras esterlinas. “Hemos tenido con nosotros a David Smith y Francis Bacon, sí, pero hay un abismo de tiempo desde que empiezas a llevar a este tipo de artistas hasta que su obra revienta una subasta”, apunta el joven Max Levai. Ante la ruptura del mercado que representan las casas de subastas, Max Levai admite que nunca antes habían atesorado tanto poder como hoy. “Pero no vislumbro el día en que deje de existir el sistema de galerías de arte. En cuanto a los compradores, porque hoy existe más oferta que nunca. Y respecto a los creadores, porque necesitan hacer muchas exposiciones en lugares prestigiosos del circuito oficial antes de llegar al Guggenheim”.

Una reflexión ante la que su padre, el señor Levai, añade: “Ayudar al artista a financiarse. En última instancia somos una empresa de servicios para grandes creadores. Y algo que no podemos olvidar en este contexto es que existe una tremenda especulación. Veremos caer los precios de un mercado que ha seguido creciendo a pesar de la crisis. Todo lo que sube de manera desaforada en un sistema capitalista termina cayendo. Nosotros somos una galería importante y a la vez un negocio de familia. Centrado sobre todo en mi primo Gilbert Lloyd y en mí, Londres y Nueva York”.

Ambos recalcan su pacto por el que Max sea el sucesor. “Si no creyera que mi hijo podría ocupar mi lugar, él no estaría aquí hoy”, insiste el señor Levai. “Ahora debes promocionar a tus artistas, atar lazos con gente a la que antes no podíamos acceder y que gracias a las nuevas tecnologías representan clientes de calidad. Los artistas son hoy la llave de la organización. Los marchantes somos hoy empresarios, ya no dictamos las reglas del juego”.

Una perspectiva que el heredero de cara de niño contempla con crudeza y audacia: “Ser marchante hoy en el mercado primario del arte contemporáneo implica ser menos poderoso que lo que se acostumbraba a ser. En su estudio tiene hoy el artista su negocio, y el galerista es su socio en un contexto que transmite ideas e imágenes a toda velocidad. La nueva generación de compradores y coleccionistas de alto nivel, entre los 30 y los 60 años, vienen de diferentes partes del mundo y representan diversas historias de éxito personal. El arte ya no es algo que solo pequeños grupos consumen. Hoy participa en este juego un grupo global de personas de orígenes e intereses muy diversos. Entender esta complejidad será la clave para mantener la exitosa tradición familiar de nuestro negocio”.

il-platano-nella-nebbia

Fuente:  

 

http://elpais.com

Anuncios

NICANOR PARRA,UN SIGLO DINAMITANDO POESÍA

EL POETA CHILENO CUMPLE 100 AÑOS

Parra3

“No + entrevistas / Me distorsionan todo lo que digo”. Nicanor Parra ya no habla para nadie. O casi nadie. Harto de los titulares, los extractos y las tergiversaciones de la síntesis periodística ha dicho todo lo que tenía que decir. La esencia de su pensamiento oral se encuentra reunido en el libroConversaciones con Nicanor Parra (publicado por la Universidad Diego Portales de Chile), en el que el profesor Leonidas Morales dialoga sin prisa con el poeta, Premio Cervantes 2012, que cumple este viernes un siglo.

tierra-nicanor-parra-nuestratierra

El interlocutor cuenta que lo que más le llamó la atención durante las cinco conversaciones que mantuvo entre el año 1970 y 1990 con el creador –aunque reniegue de este término- de la antipoesía es la memoria de elefante con la que acudía a las abundantes citas de versos, poemas y letras de canciones. Nombres, lugares, fechas, todo es transparente ante las explicaciones del genial artista. Incluso, la soltura de su sintaxis, “el orden imprevisible de las palabras, las redundancias, las reiteraciones de fórmulas y guiños verbales para llamar la atención del interlocutor”. Los recursos de un poeta humanista:

550imagen

ESCRIBIR ES HABLAR

“La expresión literaria ha sido reemplazada por l expresión hablada, y parece que lo que buscan los poetas como los prosistas hoy día es el espíritu de la cultura de cada país en lo que podría llamarse el genio del idioma. Este es el camino correcto”, responde el maestro al profesor cuando éste le pregunta por su inclinación hacia la palabra hablada. Para Parra un verso es bueno cuando puede ser usado en un diálogo: “Nada de lo que es humano puede serle extraño al poeta”. Responde y ovación silenciosa.

BOMBAS POÉTICAS

Si no nunca han subido a una montaña rusa poética, abróchese el cinturón, llegan los Artefactos: “Chistes paRRa desorientar a la poesía”. La palabra se une a la imagen y al objeto para explotar delante de nuestros ojos. “Se trata de tocar puntos sensibles del lector con la punta de una aguja”. Son interjecciones que no dejan supervivientes. “Los artefactos son más bien como los fragmentos de una granada. La granada no se lanza entera contra la muchedumbre. Primero tiene que explotar: los fragmentos salen disparados a altas velocidades”.

enviar-periodista-UBB

PINCHAR AL LECTOR

Es decir, los artefactos son tan potentes como para atravesar al lector. De ahí que “los artefactos resulten ser la explosión del antipoema. Parra llegó a ellos para penetrar al que lee o mira, para “sacarle de su modorra y pincharlo”.

Otra imagen de la muestra dedicada al poeta, en Santiago de Chile. Otra imagen de la muestra dedicada al poeta, en Santiago de Chile.EL POEMA QUE SE VE

La poesía de Parra es en esencia una poesía visual, que nace de raíces oníricas y surrealistas, que arma sus fundamentos en el arte moderno y que “el arte moderno fundamentalmente es la televisión, y la televisión es precisamente una sucesión de imágenes visuales”. “Para mí las imágenes visuales son las imágenes por excelencia, y sinceramente a mí no me interesa una poesía auditiva, no me interesa para nada”. Nada de lecturas, nada de leer: losantipoemas de Nicanor Parra se ven. Es el resultado de la desintegración de la palabra hasta dejarla en los huesos, en esquemas.

EL CREADOR DEL POP

Quebrantahuesos era “una especie de diario mural hecho a base de recortes de diario”. Con Parra estaban Enrique Linh y Jodorowski. Lo pegaban en las vitrinas del restaurante Naturista y el poeta asegura que tenían mucho éxito. Pero no ha sido valorado en su justa medida, inventaron el POP: “Yo estoy seguro de que en Chile inventamos el pop… Componíamos estos textos a base de titulares de prensa, los más grandotes, más gordos, espectaculares. Los componíamos prácticamente de acuerdo con las normas de los collages, del pop, y agregábamos ilustraciones insólitas”. Eso es, se mire como se mire, una obra pop. ¿Y con qué objetivo? “Quebrar huesos. La idea era no dejar títere con cabeza”, dice.  

Parte de la exposición de Nicanor Parra en Chile.Parte de la exposición de Nicanor Parra en Chile.

EN EL NOMBRE DE CHAPLIN Y KAFKA

Después de profesar un amor incondicional por la poesía de Walt Whitman en su adolescencia –anonadado por el torrente volcánico lingüístico del norteamericano- llegó la atracción por Franz Kafka, en el que los dogmas del surrealismo “no estaban perfectamente integrados” a una obra literaria. Como en las películas cortas de Charles Chaplin. “Los poemas surrealistas en general eran ultra fragmentarios: no se sostenían estados de ánimo siquiera, no se sabía de qué trataba”. Les critica por retóricos, aunque con “relámpagos”. “En Kafka siempre hay una especie de espiritualidad, los objetos están como transformados en luz o en tinieblas”. 

Y VIOLETA PARRA

En las conversaciones aparece un Nicanor entregado a la inteligencia musical de su hermana pequeña. Reconoce que Neruda no la tragó nunca. “O no la entendió nunca”, porque el centro de atención variaba si estaba ella: “La Violeta opacaba a todo el mundo. Y en las reuniones sociales hasta ese momento el florero centro de mesa era Neruda. Pero aparecía la Violeta con su guitarra y…” los poetas pasaban a la historia. Él la consideraba una parte de su propia persona y ella decía que sin Nicanor no había Violeta. Aquí una antiprueba antipoema: “La Viola y yo somos la misma persona / Sí: / no me tomen en serio pero créanmelo”. Y se repite que podía haber evitado su suicidio. “Si yo hubiera estado preparado como estoy ahora… Pero yo en la época en que ella se suicidó, no había llegado al taoísmo. De manera que no sabía nada sobre las relaciones humanas”.

Nicanor1

Fuente:  

 

http://www.elconfidencial.com

POETA Y PROFETA,UN INTELECTUAL COMPLETO

tumblr_lciiu1wURQ1qb29b7o1_500 SNP1382712156_207_pagine_anteprima_immagine_pagina_ina_11 silvana-mangano-e-terence-stamp-in-una-sequenza-di-teorema-di-pier-paolo-pasolini-283574

                                                        ——————OPINIÓN———————-

Es difícil saber si Pier Paolo Pasolini fue mejor cineasta que poeta o semiótico. O también analista y profeta político y social. Fue sin duda un intelectual que anticipó la violencia de los suburbios obreros que hacían de corona de espinas a la Roma eterna, la de los papas y de las intrigas de palacio. Fue él quien denunció el abandono por parte de su partido, el PCI, de aquel proletariado que sufría abandonado en la periferia, lejos de las luces de la ciudad.

16c11a49-d767-4eee-bdce-51cd37d6fe47 On the Set of Film "Salo: The 120 Days of Sodom" 19026_pasollini-1

Y fue aquella violencia, junto con el poco amor que le dispensaba el poder, la que acabó con su vida, cerca de la playa de Ostia, en circunstancias dolorosas, algunas de ellas sumidas aún en el misterio.

Una vez me confió: “Pensar que moriré sin conocer el alma de la mujer”

DECAMERON-PASOLINI

Conocí a Pasolini, cuando aún no había rodado El Evangelio según San Mateo, que nació de un congreso celebrado en La Cittadella de Asís sobre literatura. En aquella ocasión uno de los participantes habló de “Jesús, escritor”. y Pasolini se quedó perplejo: “¡Pero si Jesús nunca escribió nada!”.

ppp

Cuando le contaron la historia de la escena bíblica de la mujer sorprendida en adulterio en la que ante la presencia de los acusadores, Jesús escribió unas palabras con el dedo sobre el polvo de las losas del templo, Pasolini la vió con ojos de cineasta. Se exaltó y decidió empezar a leer los evangelios.

El poeta y profeta Pasolini era un intelectual completo, de una inteligencia aguda y privilegiada. Un conversador que cautivaba. Cuando se sentaba a almorzar en el comedor de algún congreso, corrían a su mesa sobretodo las mujeres fascinadas con su dulzura e inteligencia. Una vez me confió: “Y pensar que me moriré sin conocer el alma de la mujer”.

Era un ateo —o agnóstico— con una carga tal de curiosidad por todo, que no tenía prejuicios contra el fenómeno religioso. Inconformista, crítico siempre de la situación política, acabó siendo expulsado del Partido Comunista Italiano (PCI) por haber defendido, contra las ideas de sus compañeros de ideología, a los policías contra los universitarios.

Lo hizo publicando un poema en el diario Corriere della Sera después de una batalla que tuvo lugar en Roma, en Via Giulia, entre estudiantes universitarios y policías. Decenas de agentes acabaron hospitalizados. El cineasta salió en defensa de los policias. Decía en su poema que ellos eran los hijos de los campesinos pobres del sur del país, sin estudios y obligados a trabajar desde muy jóvenes. Al contrario que los universitarios, hijos de la burguesía que habían tenido el privilegio de poder estudiar.

Aquel poema fue una bomba política contra la izquierda comunista. Fue un aldabonazo profético que, según no pocos analistas de la época, pudo haber sido la causa última de su muerte prematura, más que sus problemas homosexuales. Lo cierto es que el partido lo abandonó a su suerte y no se preocupó demasiado de profundizar sobre las circunstancias de su asesinato.

pasolini regista_sfondo PASOLINI

Fue una de esas figuras capaces de revolucionar la política, la cultura y la conciencia de un país. Junto con Pasolini, otros personajes de aquella época como Leonardo Sciascia, o Federico Fellini, fueron los artífices indiscutibles de lo que fue considerado como un segundo renacimiento cultural. Curiosamente, a los tres, diferentes en tantas cosas, les unía una misma pasión por la cultura, pero por una cultura no abstracta, académica, sino también política: capaz de influir en la vida social. Todos ellos acabaron siendo, por ello, una especie de conciencia crítica de aquella sociedad rica y poliédrica que ellos vivieron y fecundaron.

callas_pasolini_gira

Fuente:  

 

http://cultura.elpais.com

LA EXCOMPAÑERA DE HOLLANDE TORPEDEA SU YA DAÑADA IMAGEN PÚBLICA

59516-620-282

– Un libro de Valèrie Trierweiler describe a un presidente frío,cruel,obsesionado con las encuestas y despectivo con los pobres

640px-François_Hollande_(Journées_de_Nantes_2012)

Francia se ha despertado envuelta en una tragicomedia político-sentimental. La ex compañera del jefe del Estado, la periodista Valérie Trierweller lanza hoy al mercado, tras una cuidadosa campaña de mercadotecnia, su libro-venganza contra el hombre que la engañó y la abandonó en enero pasado, obligándola a dejar el Elíseo. En ese libro, la periodista despechada cuenta su vida al lado de François Hollande; nueve años de relación, los dos últimos de ellos en el palacio del Elíseo. El retrato no puede ser más dañino para el presidente con menos apoyo popular (el 17%) de la V República Francesa. La prensa francesa se pregunta si esta no será la puntilla para Hollande. No desvela secretos de Estado, pero sí detalles demoledores. De momento, su supuesto desprecio hacia los pobres, a los que en la intimidad calificaría de “desdentados”, se percibe ya como una nueva losa para su imagen pública.

1399394418_087728_1399396737_noticia_grande

“Se presenta como un hombre al que no le gustan los ricos. En realidad, al presidente no le gustan los pobres. Él, hombre de izquierdas, les dice en privado ‘los desdentados’, muy orgulloso del sentido de su broma”, dice Trierweiler en el pasaje más incendiario del libro titulado con cierto cinismo Gracias por este momento, que llega a las librerias este jueves con gran fanfarria de mercadotecnia —200.000 ejemplares de tirada inicial— y en uno de los momentos políticos más delicados de la presidencia del socialista. El paro sigue desbocado, la economía está estancada y su propio partido se asoma al abismo del cisma ideológico debido a sus reformas económicas.

1390673989_746691_1390674112_noticia_normal

Trierweiller ha servido bien fría su venganza. La semana que viene aparecerá en las librerías otro libro que puede hundir aún más la mala imagen de Hollande. El periodista Valentin Spitz publica Yo, presidente,sus conversaciones con Montebourg, de las que ya ha trascendido otra daga contra el jefe del Estado: “Hollande miente todo el tiempo, desde el principio”, pone Spitz en boca del ministro rebelde. Miente pero, además, según su expareja, es frío y despiadado, está obsesionado con los sondeos de opinión y, de alguna manera, sigue íntimamente apegado a la madre de sus hijos, la ahora ministra de Ecología Ségolène Royal. La cuestión que plantea la prensa es si un hombre incapaz de gestionar su vida privada de manera ordenada es capaz de gestionar un país en tan mala coyuntura económica.

francois-hollande-valerie-trierweiler

En ello insisten ciertas revelaciones íntimas, como que el jefe de Estado fue capaz de enviar a su expareja hasta 29 mensajes al móvil en un solo día o que encuentra el tiempo suficiente para indagar sobre el hotel donde ella se aloja y enviarle flores entre una cita con el presidente americano Barack Obama y el presidente ruso Vladímir Putin.

El rotativo Le Monde hace incluso un demoledor paralelismo entre la vida privada y la pública de Hollande, como si algunas de sus decisiones políticas fueran resultado de sus experiencias íntimas. Ello se habría traducido, fundamentalmente, en su tempestuosa relación política con Royal, candidata a la presidencia de la República frente a Nicolas Sarkozy en 2007, y nombrada ministra en marzo, solo cuando Valérie Trierweiler huía, humillada, del palacio del Elíseo. Rodeada, dice, de hombre ambiciosos, intentó, según cuenta ahora, ingerir somníferos para afrontar el engaño conyugal con Julie Gayet, antes de abandonar la escena política. Hasta ahora.

1389985798_330634_1389987607_noticia_grande

Valérie Trierweiler, que ahora es periodista de la revista Paris Match, donde se dedica al periodismo literario, fue cronista política. Esa circunstancia fue la que le aproximó al ahora presidente de la República y tras la cual podría esconderse un conocimiento profundo del tipo de revelaciones que pueden derrumbar la imagen de un político. De hecho, el primer ministro Manuel Valls ya ha salido al paso denunciando el “ultraje” que supone la publicación de este libro. De paso, la ex primera dama hará caja. La revista para la que trabaja, Paris Match, ofrece hoy en exclusiva algunos extractos, pero resulta que la obra, con una tirada propia de los autores de best-sellers, ha sido un secreto bien guardado del que ni siquiera el Elíseo tenía conciencia hasta hace tres días.

1389341565_830036_1389350589_sumario_normal

 

No es difícil que la estrategia de marketing dé los frutos apetecidos. Sexo, pasión, poder, celos, desamores y engaños son los ingredientes del relato de Trierweiler, una mujer “perdida”, como ella misma acepta, en el juego del poder, en el que Hollande y Royal se mueven como peces en el agua, para angustia de la periodista, que nunca pudo entrar al palacio del Elíseo por la puerta principal. “Tan pronto se enfrentan como se apoyan el uno al otro”, explica la mujer que confiesa sus celos casi enfermizos contra la madre de los hijos de Hollande, cuya carrera política quiso torpedear con un micromensaje en Twitter apoyando al candidato rival que competía contra Royal en su circunscripción y rogando a su pareja que no apoyase su candidatura a la presidencia de la Asamblea Nacional.

Fuente:

 

http://elpais.com

ENTREVISTA.SERRAT: “EL MIEDO ESTÁ HACIENDO MUCHO DAÑO A ESTA SOCIEDAD”

entradas-Joan-Manuel-Serrat1 serrat2 joan-manuel-serrat-3 Joan Manuel Serrat

-Sigue siendo el poeta de las pequeñas cosas.Con una mirada cargada de sentido común para analizar el momento que vivimos

1409313236_290805_1409313923_noticia_grande

¿Le apetece escribir con este tiempo? Me cambia mucho la vida. Soy una persona que ama y agradece mucho el buen tiempo, incluso el calor. Amo el calor, el agua y el mar desde que empieza el verano hasta Navidad. A lo largo de todas mis actividades artísticas he procurado desplazarme a la América austral en los meses de invierno, para pasar dos veranos al año. El verano lo representa perfectamente un melocotón, comerme un melocotón bien jugoso, que se me escurra el líquido por la barbilla y que me deje las manos pegajosas…, eso es perfecto.

746308a50c8e999983ec9123c2b5a3aa

En sus composiciones hay siempre tiempo. Canción de cuna es autobiográfica, como una postal que le mandara la infancia: “Por la mañana rocío, al mediodía calor, por la tarde los mosquitos, no quiero ser labrador”. La vida del niño cambiaba absolutamente cuando llegaba el verano, cuando se encendían las hogueras de San Juan quemábamos todo el año y te ibas a la playa en libertad. O la familia te mandaba al campo. Todo aquello cambiaba absolutamente la vida. Es la relación del niño con el agua, con las balsas, con los sapos, con esos insectos que flotan, con los barbos, con todos los seres vivos… Y de alguna forma la tristeza que nos acompañaba cuando nos separábamos en septiembre y teníamos que empezar a renunciar a aquellas escapadas.

6a00d8341bfb1653ef01a5100f1f9e970c

¿Dónde estaban esos paisajes? Yo tengo dos paisajes fundamentales, el mar y el campo. El mar es la Barceloneta de mi niñez, con todo lo que representaba el recorrido desde la casa hasta la playa. Primero, trincar algo de comer en casa, bocadillo, toalla y bañador, la indumentaria que nosotros necesitábamos; colarte en el tranvía, colarte en los baños que entonces no eran públicos, para llegar a las instalaciones con piscinas y duchas. Hubo una época preciosa en la que me tocó ir a Navarra, con 13 años, a un lugar al que no había ido nunca, Viana. Ahora tengo una casa allí y voy a pasar alguna semana con mis amigos, gente con la que crecí y aprendí todo del campo. Mi madre tenía allí una amiga de la juventud. Iban al mismo baile de sirvientas y estrecharon lazos, una amiga a la que le unía el más profundo sentimiento que seguramente pueda unir a dos mujeres, que les ocurrió lo mismo a las dos, se les murió el novio pocos días antes de casarse. Eso creó en ellas un sentimiento mucho más allá de lo fraternal. Viana se convirtió para mí en la tía joven que yo no tenía, la tía cercana. Cuando ella dejó el oficio y se retiró, me llamó. Aquello fue maravilloso porque vivía en aquella casa como un hijo (que lo era, el hijo malcriado de la casa) y al tiempo vivía en un pueblo magnífico donde conocí a Alejandro y a Teófilo, toda esa gente con la que me crié. Viví de lo bueno lo mejor y de lo malo pocas cosas; en la ciudad somos peores.

7ab9507483f9ca664bfc56a818ccdd85

¿Cómo era el anterior muchacho, el niño, el hijo de Ángeles Teresa? Era un chico muy movido, muy activo, torpe, se me caían los vasos, estaba pensando en hacer la tercera cosa cuando aún no había hecho la primera, tenía que hacer las otras dos y no me acordaba de la anterior. Fui un excelente estudiante, muy brillante en la escuela de agricultura y en la universidad.

Tuve que pagarme la universidad con becas, cantando y dando clases”

¿Qué hizo en la universidad?Biología hasta tercero; dejé la carrera porque siempre he tenido que financiar mis actividades universitarias, parte la hice con becas y parte buscándome mis chapas, mis clases, cantaba… En una época estuve trabajando como becario en el Consejo Superior del Instituto Pirenaico. Era el año 1967, yo ya había cantado y aquello acabó de decidirme a emprender mi carrera profesional.

En su primer paisaje humano su madre fue fundamental. Era la que ponía el orden cotidiano, el trabajo, que era mucho, y el ejemplo, que también era mucho. Mi padre era lampista y trabajaba en Catalana de Gas. Muy mañoso, podía hacer cualquier cosa, desde una nevera hasta toda la instalación eléctrica de la casa, pintaba las paredes, alicataba el baño, lo hacía todo. Con todo lo habilidoso que ha sido mi padre, yo he sido muy torpe. El ejemplo no me lo daba con esto, me lo daba con su comportamiento, con su respeto a la gente, a su mujer, estas cosas tan importantes, el espejo con el que aprendes cómo son o cómo deberían ser las cosas. Mi madre también era un poco hiperactiva, con un genio más levantisco, me recuerda a la madre de Juan José Millás, cuando él cuenta que ella era desconcertante porque abría la nevera y decía: “¡Ay, cuánto pan, qué haremos con tanto pan!”. Y al día siguiente decía: “¡No hay pan, no hay pan!”. Tanto por exceso como por defecto mi madre pensaba que la hecatombe estaba a la vuelta de la esquina, aunque era muy instintiva y repentina, en realidad era capaz de conducir un ejército. Tenía un carácter muy sólido, menos duro de lo que ella quería aparentar, pero muy consistente. Y a pesar de todo lo que he dicho, muy cariñosa.

Ese episodio de la infancia y la adolescencia que es central no sólo en su vida sino en sus canciones, ¿le devuelve imágenes, postales de casa, con otros, de cosas que hayan ocurrido y que le vengan de vez en cuando a la memoria? Sí, pero vienen más si las reclamas. Y ahora las he reclamado para conmemorar mis 50 años en el escenario. Y previamente estoy preparando la presentación de “un objeto” para Navidad que contiene 50 canciones y 50 relatos, no sabemos muy bien aún cómo será ese objeto. Las 50 canciones no son lo que podría ser un relato histórico, en principio traté de hacer una lista cronológica y que la cronología llevara de una canción a otra, pero era bastante aburrido al oído y seguramente como documento. Sin embargo, lo que sí puede ser interesante es que escoja 50 canciones entre las cuales habrá algunas que puedan resultar muy curiosas. Por ejemplo, una de ellas va a ser el La la la, que voy a cantar en alemán, la grabé en alemán y es la versión que voy a poner; aquello fue un hito en mi vida, pero me niego en estos momentos tanto a prescindir de ella como a señalarla de una u otra manera. La hago en alemán para que quede constancia y que cada cual piense lo que quiera. Hay otras canciones, 25, que las hago con dúos con diferente gente. Y hay 50 relatos, no son memorias, son 50 ocurrencias u ocurridos que me han pasado en la vida o que yo he pensado, no creo que ninguna excesivamente dramática.

¿Qué le ha sorprendido entre lo que se ha encontrado? La claridad con la que aparecen, los ves con una nitidez extraordinaria y se pierde más lo accesorio pero lo que es lo mollar viene caminando solo. A veces, no sé cómo explicarlo bien, ves que el recuerdo tenía una falda plisada y ojos azules, pero no sabes cómo se llamaba.

PERFÍL

Joan Manuel Serrat lleva medio siglo cantando y hoy afronta la tarea de reconstruir ese pasado en el que ha sido feliz y nos ha hecho felices. Nació el 27 de diciembre de 1943, en Barcelona, y ha cantado al amor, al Mediterráneo, a las pequeñas cosas. Su vida y su voz están unidas a las vidas y a las aspiraciones de varias generaciones de españoles y de latinoamericanos que ven como propios el barrio de Serrat, su mar, sus creencias, las imágenes y las palabras a las que ha puesto música. Ahora prepara un disco en el que comparte sus canciones con amigos y colegas como Ana Belén, Víctor Manuel o Miguel Ríos, Silvia Pérez Cruz, Lolita, Quico Pi de la Serra, Pablo Alborán… El disco se llamará ‘Trencadís’ y lo estrenará en febrero de 2015 en una gira que comenzará en Uruguay, continuará por América y concluirá en España. Le hemos visitado en estos días de sol, y del verano nos ha hablado como parte indisoluble de ese entusiasmo por vivir en el que nos educó a tantos con su voz. Habló también, claro, de Cataluña, de su familia, de la alegría y de los tiempos que nos toca vivir. Y de cómo escribe, en el otoño de su vida, cuando llega el verano.

1409313236_290805_1409313977_sumario_grande

 

 

Fuente:  

 

http://elpais.com

LAS FRASES MÁS LLAMATIVAS (Y DIVERTIDAS) QUE SE HAN PODIDO ESCUCHAR EN UNA SALA DE PARTO

PENTAX DIGITAL CAMERA

MATRONAS Y MADRES COMPARTEN EXPERIENCIAS

9c0b96728d38ae0bef002d5bd97d108d

“Médicos y enfermeros que trabajáis en los partos, ¿cuáles son las cosas más extrañas y graciosas que habéis oído cuando alguien daba a luz?”. Esta es la sencilla pregunta que ha recabado 3.000 comentarios en el portal Ask Reddit,y va camino de convertirse en uno de los hilos más extensos de la conocida página.

Playas-Miami

_beb_84c6ef8a

 

El parto sigue siendo una experiencia esencial –por no decir “la experiencia esencial”– en la vida de toda madre. Es cierto que la medicina moderna le ha quitado parte de su misterio (para bien), pero por mucho que toda mujer esté informada de lo que le espera al dar a luz, llegado el momento cada persona reacciona de forma distinta: hay quien llora, hay quien grita y hay quien pierde los papeles. Cierto es que, pasado el mal trago, todo es felicidad, pero en el camino se quedan muchos momentos hilarantes, que han tenido a bien compartir doctores, matronas, familiares e, incluso, los propios bebés, en la red.

health-111611-003-617x416 FreeGreatPicture.com-2203-mother39s-day-photo-album-610x400 family-vacation1

Esta es una selección de las anécdotas más votadas.

Las pinzas de ensalada

“Cuando mi hermano nació tuvieron que usar fórceps para sacarle. Mi madre las vio y gritó: ‘¡Eso son pinzas de ensalada! ¡No vais a meter ningún maldito utensilio de cocina por ahí!’

No ayudes al tullido

”Cuando mi padre estaba llevando a mi madre al hospital tuvo que parar a echar gasolina. Justo cuando iba a pagar un anciano en silla de ruedas le pidió que le comprara un paquete de cigarrillos, porque la tienda no tenía acceso para minusválidos. Al verlo mi madre se inclinó por la ventana y le grito: ‘¡No ayudes al tullido!”

Soy lady Darth Vader

“Soy enfermera, pero también madre. Mi marido me dijo que cuando estaba empujando respiré el gas de la risa [óxido nitroso] y grité “¡Soy lady Darth Vader!” Entonces le pregunté al médico si sentía mis amígdalas cuando metía su brazo por ahí. Eran mis compañeros de trabajo.”

Voy a prender fuego a la habitación

“Después de una larga contracción, dije calmadamente: ‘Voy a prender fuego a todo el que está en esta habitación’. Todo el mundo ser rió, incluida la enfermera, pero creo que mi suegra, que es una devota cristiana, se puso a llorar”.

¿Qué haces esta noche?

“Durante uno de los partos en los que estaba trabajando mi compañera de piso, la madre y el padre estaban separados, pero seguían siendo buenos amigos. Mientras la mujer estaba empujando al bebé empezó a decirle a mi compañera (medio hablando, medio gritando) que tenía que salir con su ex, el padre del bebé. La conversación fue algo así: –Madre: ‘Reamente deberías (grito de dolor)… salir con él (más gritos). Es muy divertido’. –Padre: ‘No me importaría tomar algo, ¿qué haces esta noche?”

Tiene que ser un tumor

“Aquí un paramédico. Di a luz a un bebé de una mujer que no sabía que estaba preñada y nos llamó porque tenía ‘dolor abdominal’. –Paciente: ‘¡Eres un idiota! ¡No estoy preñada!’ –Yo: ‘Bueno, puedo ver cómo sale una cabeza’ –Paciente: ‘Tiene que ser un jodido tumor’. Resultó que el tumor era una saludable niña. Por cierto, la mujer fue muy amable después”.

No tienes ni idea de lo que es esto

“Cuando mi hermana estaba pariendo no paraba de gritar y mi madre trató de calmarla: ‘Todo va a salir bien. Respira profundamente. Todo va a acabar pronto’. Entonces mi hermana miró a mi madre y le dijo: ‘No tienes ni idea de lo que es esto”.

Me voy a casa

“Un paciente completamente dilatada, empieza a empujar y cambia de opinión: ‘No quiero hacer esto, me voy a mi puta casa’. Entonces trató de marcharse”.

familias-20120529094409 38

 Así es como nos metimos en este lío

“Soy un médico de emergencias que asistí un parto en la cuneta de una carretera. La mujer grito ‘que me follen’ en mitad de una contracción y el marido dijo de inmediato: ‘Así es como nos metimos en este lío”.

No tiene cara

“Cuando nací, mi padre no sabía que los bebés suelen nacer boca abajo y cuando estaba saliendo gritó: ‘¡Oh Dios mío, no tiene cara!”

No es tu hijo

“Soy enfermera y una de las cosas más extrañas que he visto en un parto fue una mujer que decidió decirle en ese momento a su novio que no era el padre… La habitación entera se quedó en silencio y el novio se limitó a irse sin decir nada”.

Esto no es fútbol americano

“Una pareja joven. El padre y la madre tendrían en torno a 18, y era el primer hijo para ambos. La madre estaba empujando y el padre estaba cumpliendo ese incómodo papel de tratar de ser útil sin saber realmente cómo. En un momento dije: ‘Ok, ya podemos ver la cabeza’. El padre saltó de su silla, corrió al mostrador, se puso unos guantes de plástico y se colocó a tres metros de las piernas de la madre en posición de recibir una pelota de fútbol americano. Todos nos empezamos a reír y el estaba muy avergonzado de no saber que los niños no salían disparados como si fueran una pelota”.

Cloe-y-Cris-Playa 

dzhikzyewsu

Fuente:  

 

http://www.elconfidencial.com

NEUROCIENTÍFICOS IDENTIFICAN EL CIRCUITO CEREBRAL QUE VINCULA LOS SENTIMIENTOS CON RECUERDOS

Fecha:  Septiembre 2014

Madrid: 1/Sep/ (EUROPA PRESS)

1406648898673761

Un nuevo estudio de neurocientíficos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés), en Cambridge, Estados Unidos, revela el circuito cerebral que controla cómo los recuerdos se vinculan con emociones positivas o negativas. Los científicos encontraron que podían revertir la asociación emocional de recuerdos específicos mediante la manipulación de las células del cerebro con optogenética, una técnica que utiliza la luz para controlar la actividad de las neuronas.

Los resultados, descritos en el número de este jueves de la revista ‘Nature’, demostraron que un circuito neuronal que conecta el hipocampo y la amígdala juega un papel crítico en la asociación de la emoción con un recuerdo. Esta vía podría ofrecer un blanco para nuevos medicamentos para ayudar a tratar condiciones como el trastorno de estrés postraumático (TEPT), adelantan los investigadores.

“En el futuro, uno puede ser capaz de desarrollar métodos que ayuden a la gente a recordar recuerdos positivos con más fuerza que los negativos”, plantea el autor principal del estudio, Susumu Tonegawa, profesor de Biología y Neurociencia, director del Centro RIKEN-MIT para la Genética del Circuito Neural del Instituto para el Aprendizaje y la Memoria del MIT.

Los recuerdos están hechos de muchos elementos, que se almacenan en diferentes partes del cerebro, y el contexto de un recuerdo, que incluye información sobre el lugar donde tuvo lugar el evento, se almacena en las células del hipocampo, mientras que las emociones vinculadas a ese episodio se encuentran en la amígdala.

Investigaciones anteriores han demostrado que muchos aspectos de la memoria, incluidas las asociaciones emocionales, son maleables. Los psicoterapeutas se han aprovechado de esto para ayudar a los pacientes que sufren de depresión y trastorno de estrés postraumático, pero el circuito neural que subyace a la maleabilidad se desconocía.

En este estudio, los expertos se dispusieron a explorar esa maleabilidad con una técnica experimental que les permite etiquetar las neuronas que codifican un recuerdo específico o engrama. Para lograr esto, marcaron las células del hipocampo que se encienden durante la formación del recuerdo con una proteína sensible a la luz llamada canalrodopsina. A partir de entonces, cada vez que esas células se activan con la luz, los ratones rememoran el recuerdo codificado por ese grupo de células.

REACTIVACIÓN DE RECUERDOS

El año pasado, el laboratorio de Tonegawa usó esta técnica para implantar falsos recuerdos en ratones mediante la reactivación de los engramas, mientras que los roedores fueron sometidos a una experiencia diferente. En el nuevo estudio, los científicos querían investigar cómo el contexto de un recuerdo se vincula a una emoción particular.

En primer lugar, utilizaron su protocolo de etiqueado del engrama para marcar las neuronas asociadas con una experiencia gratificante (para los ratones machos, socializar con un ratón hembra) o una experiencia desagradable (un choque eléctrico leve). En este primer conjunto de experimentos, los investigadores marcaron células de recuerdo en una parte del hipocampo llamada circunvolución dentada.

Dos días más tarde, los roedores fueron colocados en un gran espacio rectangular y, durante tres minutos, los investigadores vieron qué mitad del campo preferían los ratones de forma natural. En los ratones que habían recibido el condicionamiento del miedo, los científicos estimularon las células marcadas en el giro dentado con la luz cada vez que el animal entró en el lado preferido, de forma que estos animales comenzaron a evitar cada vez más esa zona, mostrando que la reactivación del recuerdo del miedo había tenido éxito.

El recuerdo de la recompensa también se pudo reactivar: en el caso de los ratones a los que se les había preparado para la recompensa, los investigadores les estimularon con luz cada vez que entraban en el lado menos preferido, de forma que de pronto comenzaron a pasar más tiempo allí, recordando el recuerdo grato.

Un par de días más tarde, los investigadores trataron de revertir las respuestas emocionales de los ratones. Para los ratones machos que recibieron originalmente el condicionamiento del miedo, se activan las células de memoria que participan en el recuerdo del miedo con la luz durante 12 minutos, mientras que los ratones pasaban tiempo con los ratones hembra. Para los ratones que habían recibido inicialmente la recompensa acondicionado, células de memoria se activaron mientras recibían descargas eléctricas leves.

A continuación, los investigadores pusieron de nuevo los ratones en el gran estadio de dos zonas. Esta vez, los ratones que originariamente recibieron el condicionamiento del miedo y habían evitado el lado del campo en la que sus células del hipocampo se activan por el láser, ahora empezaron a pasar más tiempo en esa zona, cuando se activaron las células del hipocampo, lo que muestra que una asociación agradable sustituyó a la del miedo. Esta inversión también se llevó a cabo en ratones que fueron condicionados para la recompensa.

SIN CAMBIOS CON LAS CÉLULAS DE LA AMÍGDALA BASOLATERAL

Posteriormente, los autores de este trabajo llevaron a cabo el mismo conjunto de experimentos, pero con las células de memoria etiquetadas en la amígdala basolateral, una región implicada en el procesamiento de emociones. Esta vez, no pudieron inducir un cambio reactivando las células, de forma que los ratones continuaron comportándose conforme habían sido condicionados cuando las células de recuerdo fueron etiquetadas inicialmente.

Esto sugiere que las asociaciones emocionales, también llamadas valencias, se codifican en alguna parte del circuito neuronal que conecta el giro dentado con la amígdala, según los investigadores. Una experiencia terrible refuerza las conexiones entre el engrama del hipocampo y las células que codifican el miedo en la amígdala, pero que se puede debilitar la conexión más tarde conforme se forman nuevas conexiones entre las células del hipocampo y la amígdala que codifican asociaciones positivas.

“Esa plasticidad de la conexión entre el hipocampo y la amígdala juega un papel crucial en la conmutación de la valencia de la memoria”, afirma Tonegawa. Estos resultados indican que mientras que las células del giro dentado son neutrales con respecto a la emoción, las de la amígdala están precomprometidas a codificar el recuerdo del miedo o de recompensa.

Los investigadores ahora están tratando de descubrir las firmas moleculares de estos dos tipos de células de la amígdala. También están investigando si la reactivación de recuerdos agradables tiene algún efecto sobre la depresión, con la esperanza de identificar nuevos objetivos para los fármacos destinados a tratar la depresión y el trastorno de estrés postraumático.

Teleguia-El-poder-del-cerebro-NatGeo_LNCIMA20130726_0073_27

Para acceder al texto completo consulte las características de suscripción de la fuente original: http://www.nature.com/nature/index.html

Fuente:  

 

http://www.psiquiatria.com